Para tus sentidos...

marzo 16, 2010

ONE SHOOT PASION ENTRE SOMBRAS POR NANA Y TIWII CULLEN


NaNa Cullen y Tiwii Brandon Cullen
Presentan:
“Pasión Entre Sombras”
Os de Homenaje para el Día Internacional del Lemmon Up!
______________________________________________________________

Les dije que esto no era buena idea!- exclamo la pequeña Alice Cullen o “duende” para sus amigas

-Ay Alice no seas miedosa- le dijo Rosalie, su mejor amiga -Debemos hacer esto por Twilight, además así acallaremos a esas malditas Anti-Twilighters

Las chicas discutían mientras iban subiendo a la colina más alta en Forks, la tarde estaba fría y nublosa, en cualquier momento se ponía a llover, pero a ellas no les importo cuando apostaron el pasar toda una noche en la casa embrujada que estaba en la cima, con tal de defender lo que les gustaba. Bella iba callada al igual que Esme y Mariene, las únicas que se hablaron por todo el camino fueron Alice y Rosalie una para reclamar y la otra para burlarse. Todas las miraban divertidas

-Todavía no puedo creer como aceptamos esto-

-Quieres que te lo recuerde?- pregunto desafiante Rosalie.

“Estaban en el café el grupo de amigas de siempre, cada tarde se juntaban después de la escuela a hablar sobre todo lo que a ellas les gustaba, el tema que siempre salía era de su película favorita de todos los tiempos (o hasta el momento) esa que las había hecho llorar, emocionarse y reír al mismo tiempo, Twilight, ellas se consideraban el grupo de fanáticas mas fieles a su saga. Cuando estaban enfrascadas en una conversación trivial, llegaron a la cafetería el grupo de Anti-Twilighters rivales, esas que les hacían la vida imposible y echaban por la borda todo con lo que ellas soñaban diciendo que era estupido y sin sentido.

-A ver, A ver nenitas- dijo Jessica, la líder de las Anti-Twilighters- si son tan fieles a sus gustos, apuesto a que no son capaces de hacer algo para demostrarlo

-Haríamos lo que fuera por lo que nos gusta- respondió la líder de las Twilighters, Isabella Swan

-Que interesante- dijo con una mirada sombría- entonces serian capaces de ir a quedarse una noche en la mansión embrujada que esta en la colina de Forks.

El silencio rodeo el lugar, algunas casi palidecieron al escuchar la propuesta tan descabellada

-Aceptamos- dijo una voz que salio de detrás del grupo, al frente pasaron Rosalie y Mariene. La primera era una rubia con piel blanca y tersa de ojos castaños profundos, alta y muy estilizada, la segunda era una chica igual de hermosa pero de piel un poco más oscura y de cabellos y ojos negros como la noche.

-Eso no será problema para nosotras- dijeron con una sonrisa malévola en sus rostros”

-Entonces esa es la razón por la que estamos aquí- dijo Rosalie con una sonrisa triunfante.

-Demonios chicas, moriremos de miedo allí- dijo la pequeña Alice con un puchero.

-Tranquila duendecillo si veras que la noche pasa rápido- dijo Mariane con una enorme sonrisa- Además estamos juntas o no? eso es lo que importa.

Aunque después de tanta caminata, La llegada a la Mansión no fue difícil, pues era la única casa ostentosa del lugar, a decir verdad era la única casa en unos cuantos kilómetros del bosque. Todo por esa bendita apuesta con las Anti Twilighters. Solo debían demostrarles que la bandita si puede soportar cualquier reto junta y divertirse en esta excursión.

El peso de las bolsas de dormir, los contenedores de comida, primeros auxilios, y sus laptops que no podían faltar ni siquiera por una noche para poder escribir o estar en el chat, parecía haber cesado, pues ahora caminaban maravilladas con la naturaleza que las rodeaba, parecía salida de una historia ficticia. El sonido de un rio a lo lejos, el chapoteo del agua en la caída, las hojas de los frondosos árboles moviéndose al compás del viento, el ruido de sus pasos en la hierba y alguno que otro sonido de la fauna, hacía que las chicas se enamoraran mas del bosque en cada paso.

Cuando divisaron la casa, se apresuraron. Y Esme, saco las llaves del bolsillo trasero de su pantalón para comenzar el juego de adivinar cuál era la exacta, el manojo tenía llaves como para un hotel. Cuando por fin la encontró, se adentraron en la Mansión, un poco temerosas, se podía ver esa sensación en sus rostros. Pero también firmes y seguras.

La Mansión, supuestamente “embrujada” estaba realmente sucia y desordenada. Uno que otro mueble en buen estado. Debía estar abandonada desde hacía mucho tiempo.
Rose, Alice y Bella comenzaron de inmediato la limpieza de lo que se podía, mientras Mariene y Esme, buscaban sitio para ubicar las cosas. Habían llegado justo en la hora del crepúsculo, así que no les quedaba mucha luz natural. Al menos contaban con unas cuantas velas y linternas que tenían en sitios estratégicos.

-Y que se supone que es lo que haremos ahora? – Dijo Alice temerosa pero sonriente- Ustedes muy bien conocen mis presentimientos, y justo ahora estoy teniendo uno.

-Querida –dijo Esme- nada sucederá, solo debemos demostrar que las Twilighters somos verdaderas fans!- todas asintieron- además? Que nos puede suceder aquí?-

-Nada que no queramos –dijo Rosalie con una sonrisa picara en el rostro- solo imagínense, sientan la magia de este lugar- parecían surtir efectos sus palabras-

Cuando estaban todas sentadas cerca del fuego encendido, puesto que no había electricidad para la calefacción, se oyó un crujido el piso de arriba, Bella apretó a Esme, Rose y Alice soltaron un gritito y Mariene se acerco un poco más a las otras. La brisa se hizo más gélida y un zumbido en ella, hizo el contexto aterrador. Como no podía faltar, sonó el teléfono de la casa y todas dieron un brinco al mismo tiempo y buscaron desesperadas de donde provenía el sonido. Para ser una casa vieja y abandonada, había un teléfono de nueva tecnología. Bella puso el altavoz y era una de las retadoras.

-Bien como ya aceptaron el reto, y ya que son capaces de soportar una noche en la mansión, queremos aumentar la apuesta que les parece?

- Y como que proponen- dice la bandita

-Como ya dije, son capaces de soportar una noche serán capaces de soportar todo un fin de semana?

- Claro que si ¡!!- grita la bandita al unisonó- pero que recibiremos a cambio

- El honor eterno y que ya nunca más les molestemos. – las chicas se miraron y sonriendo asintieron.

-Lo que sea por no dejarnos vencer –dijo Mariene. Colgaron el teléfono. Y ahora estaban a la expectativa, esperando, atentas, a cualquier ruido o movimiento. Ellas habían acordado quedarse todas abajo y allí permanecerían por seguridad.

-Basta ya del susto! –Dijo Rosalie.- Juguemos a algo… o si no estaremos toda la noche de pie pensando en que algo nos va a atacar.

-Si tienes razón Rosalie- apoyo Esme- es mejor que nos movamos para que esto sea más divertido.

-Que les parece?- dijo Mariene con una sonrisa maliciosa y a la vez con una cara de santo inmaculado- ¿Que juguemos a las escondidas?

El cuerpo de Alice tembló y un escalofrió recorrió su espalda, todas estaban emocionadas y querían jugar pero el miedo de explorar la casa era lo que las detenía-
-Bueno, bueno a ver chicas…- puso orden Rosalie- porque no mejor nos instalamos ahora y recorremos todas juntas la casa para que vean que no pasa nada- todas sonrieron y asintieron.

Cada una estiro su bolsa de dormir en el Hall de la casa, cuando Rosalie propuso dormir separadas, una en cada habitación, Alice salto negando y pidiendo por favor que no la dejáramos sola, cada una acomodo sus cosas riendo de la actitud del pequeño duende temeroso, luego de una hora y ya cuando la noche estaba presente las chicas se juntaron en el medio de la gran habitación y se dirigieron hacia los cuartos del segundo piso, la mansión era enorme y tenia bien ganado el nombre de embrujada, sus paredes eran de colores oscuros y lúgubres, las figuras, estatuas y cuadros parecían mirarte a los ojos cada vez que pasabas, Rosalie se agarro de las ropas de Bella para sentirse acompañada, al parecer Alice no era la única que no tenia un buen presentimiento, las chicas caminaron por los pasillos alumbradas solo de unas cuantas linternas y Velas, recorrieron uno a uno los cuartos, revisando todo a su paso.

-Chicas como que ya fue suficiente- Dijo Rose con un poco de temblor en su voz.

- Y tu no eras la valiente- le dijo Alice con cara de Burla, ella solo le saco la lengua como una niña chiquita.

-Bueno niñas ya estuvo bien, no hay nada en esta casa, podemos estar tranquilas, ahora vamos a jugar?

-No lo creo, en verdad estoy agotada por la caminata- dijo Bella.

Se dieron la media vuelta y se encaminaron nuevamente al hall, Mariene se detuvo delante de una puerta por la cual no habían pasado, miro extrañada por haberla pasado por alto, acerco su mano lentamente y cuando iba a abrir el pestillo, sintió una respiración en su cuello, sus vellos se erizaron de inmediato, una sensación de placer y miedo recorrieron su cuerpo y una voz de atrás la asusto pegando un gritito y un salto.

-Ay Mariene no te asustes- dijo Rose- Que haces? vamos todas para abajo.

-Si es que… esta puerta no la abrimos- dijo Mariene sintiéndose raramente atraída hacia esa puerta, nuevamente encamino su mano hacia el pestillo, trago lentamente y su corazón se acelero al sentir la tensión del ambiente, Rosalie comenzó a sudar y a sentir escalofríos. La mano de Mariene toco la manilla y la giro lentamente, la puerta se abrió de inmediato, ambas una agarrada de la otra, asomaron la cabeza por la apertura de la puerta, pero al estar oscuro no vieron nada, Rosalie avanzo hacia donde había una ventana abierta, miro extrañada pero se giro para que su amiga viera que todo estaba bien.

-Mira vez aquí no hay nada- dijo dándole tranquilidad a su amiga, el ruido de un objeto cayendo en la habitación las hizo saltar, Rose rápidamente se puso al lado de su amiga y con la mano temblorosa prendió la linterna que tenia en sus manos, al pasarla rápidamente, unos orbes de color dorado incandescente se cruzaron rápidamente por la luz, las chicas se abrazaron pero ninguna sintió miedo, al contrario la curiosidad les afloro, una sombra se lanzo por la ventana y ambas la siguieron, Rose y Mariene se colgaron de la ventana para poder ver al dueño de esa sombra, ambas se miraron con expresión de asombro que adornaban en sus caras.

Ese era quizás el hombre más sexy y extraño que hubieran visto jamás. Esos ojos, esos labios y esa sonrisa al verlas. Definitivamente no era normal, su salto por la ventana fue más que atlético.

-Tu, tu, lo viste no?- pregunto Mariene tartamudeando-

-Dios! Eso es ser sexy, no me importa si era un ladronzuelo –dijo Rose aun sorprendida- por mi puede venir a robarme- las amigas rieron. – No podemos salir ahora, pero…

-Esperemos a que se duerman – dijeron al unísono. Salieron de la habitación, cerrando la puerta detrás de ellas y se dispusieron a bajar.

-Que fue ese ruido chicas? –pregunto Bella-

-Ah mis manos torpes, que dejaron caer la linterna cuando revisamos la última habitación – dijo Rose muy relajada-

Luego de algunas conversaciones y despedidas, todas se metieron en sus bolsas de dormir. Fue cuestión de minutos para que las demás se durmieran, por supuesto, agotadas por la caminata de la tarde. Mariene se levanto sigilosa seguida de Rose. Ni siquiera se cambiaron. Rose lucía un pantalón deportivo marrón, ajustado a sus curvas pronunciadas, una camisa, blanca, y un abrigado sweater que hacía juego con el pantalón. Sus tenis como de costumbre. Una cola de caballo y dos mechones caían en su delicado rostro. Mariene iba muy parecida, pero con colores negro y gris. Cabello suelto y un poco desordenado. Tomaron dos linternas y por precaución un cuchillo de la cocina y un trozo grande de madera. Rose, que ya conocía la casa a la perfección, guio a Mariene a la puerta trasera que no hacía ruido al abrirse.

Las estrellas y la luna de esa noche eran un espectáculo! Viernes, un viernes de luna llena. Y lo que faltaba. Hasta el domingo permanecerían allí.

-Ya estará demasiado lejos –Dijo Rose- como lo conseguiremos?

-Quizás vive cerca de aquí, vayamos en esta dirección –apunto Mariene- por ahí se oye el río.

Las chicas caminaron por unos minutos y casi cuando iban a llegar al rio, puf!

Un movimiento en los arbustos cercanos. Mariene dio un saltito y Rose puso su dedo índice en sus labios, apretando el cuchillo en la mano libre.

-SHH. Calla, él está aquí, lo presiento- tomo de la mano a su amiga y miraron hacia todos lados-

-Creo que esto es un error – dijo Mariene asustada- aunque valdría la pena arriesgarnos por ese espécimen. –ambas rieron medio nerviosas pero aun mas, ansiosas-

Un olor delicioso se paseaba por el ambiente, las chicas inspiraron profundamente llenándose de placer, de felicidad, varios sentimientos extraños solo por un olor. Decidieron dar unos pasos más hacia adelante pero tuvieron que detenerse en el quinto, pues sus piernas temblaban! Allí estaba, sobre el tronco caído, con una camiseta negra de botones, abiertos hasta la mitad, con una sonrisa deslumbrante, unos ojos dorado intenso, amenazantes, seductores, tiernos, eran una mezcla de acércate pero huye.

-Buenas noches –dijo el sexy hombre desde su sitio y se relamió los labios- Que trae por aquí a dos hermosas mujeres?-

-Buenas noches –contesto Rose de inmediato- e, estábamos por aquí cerca y…

-Y decidimos buscarte! –Dijo Mariene imprudentemente- Si, ya que huiste de nosotras- el hombre sonrió y respondió:

-Perdonen mi mala educación- aun con sus hoyuelos en las mejillas se puso de pie, movió su escultural, musculoso y perfecto cuerpo y en lo que pareció un segundo, estaba frente a ellas, que naturalmente se alejaron un paso- No teman, no como gente –dijo malicioso y estirando la mano- Soy Emmett.- las chicas se miraron estupefactas.

-Emmett?- dijo Rose y extendió la mano también, se sorprendió y sonrió inconsciente, cuando sus manos se tocaron y estrecharon, estaban heladas. Luego con Mariene fue lo mismo. EL miedo, que debía haber aparecido ya, no estaba por ningún lado. Por el contrario, una chispa de placer y seguridad las dominaba. Emmett se acerco más a ellas y tomo aire por su nariz al mismo tiempo que cerraba los ojos.

-Que rico perfume el que traen- repitió su acto y levanto el rostro. – Ya que nos conocemos creo que podemos entrar en confianza no? –Las invito a sentarse en la hierba, -….

Un poco nerviosas pero emocionadas aceptamos la invitación de este extraño pero tan atrayente hombre, su esencia se podía oler a todo su alrededor era algo completamente embriagante

-Y díganme señoritas cuales son sus nombres- pregunto Emmett

-mi nombre es Mariane- dijo la chica de cabellos oscuros.

-y el mió es Rosalie, pero todos me dicen Rose- agrego la rubia, Emmett se sentía extrañamente atraído a ellas, el era un vampiro y esa noche estaba vagando en esa casa abandona que a veces les servia de escondite, pero cuando vio a estas dos mujeres y sintió su aroma tan especial no pudo resistirse a tal dulce manjar. Sus ojos se tornaron mas oscuros por el deseo que crecía dentro de el, una parte estaba sedienta de su sangre… pero la otra estaba extasiada por la hermosura de sus rostros y cuerpos, la boca se le lleno de ponzoña al sentir sus figuras tan cerca de el.

-tu de donde eres… Emmett?- pregunto la chica cohibida por las miradas del hombre que tenia a su lado

-yo.. De por aquí… por allá, un viajero- dijo con una sonrisa, resaltando al máximo sus hermosos hoyuelos, las dos lo miraron embobadas por la belleza que aquel hombre misterioso desprendía

Un momento de silencio se apodero del momento, la fragancia que expelía el sujeto se comenzó a sentir mas fuerte que nunca, invadiendo los sentidos de las chicas, ambas cerraron sus ojos al tener el aroma impregnado en sus sentidos, Rosalie sintió que su corazón se aceleraba y paso sus manos por su pecho, Mariane sentía que una brisa acariciaba sus hombros, el aroma se intensifico y cayeron en el embrujo de ojos miel…

Desde el fondo de su ser ambas comenzaron a sentir una increíble atracción por este hombre, sus sentidos estaban nublados y en su cabeza la única palabra que aparecía constantemente era “Deseo”, rosalie acaricio su piel, la sensación que se producía era increíblemente intensa, al mismo tiempo mariane sacudía su cabeza tratando de sacar los pensamientos impuros que comenzaban a aparecer, Emmett miraba extasiado a las dos mujeres, su boca se lleno de ponzoña nuevamente y comenzó a sentir el olor de la excitación. Las muchachas abrieron sus ojos y se maravillaron nuevamente con la vista que tenían, los ojos de Emmett se veían negros por el deseo que se estaba metiendo en su piel, la mirada de el, despertaba todas las terminaciones nerviosas de las chicas, el muchacho se recostó sobre la hierba y se dejo seducir por sus caricias.

Rosalie y Mariane se levantaron y comenzaron a acariciar el cuerpo de Emmett, ambas se maravillaron al descubrir que el poseía la figura de un dios, era algo completamente sorprendente, además de verse como el ser mas hermoso del mundo su anatomía era perfecta, Rosalie comenzó a desabotonar la camisa que el chico traía mientras que mariane depositaba suaves besos en su cuello, trazaba caminos de besos mojados desde su lóbulo hasta su garganta, Emmett puso una mano en cada una de sus cabezas, fundiendo sus dedos en las hermosas y tan diferentes cabelleras de ambas, Rose comenzó a Besar su cuerpo desnudo, con una rapidez digna de una gata saco su camisa y dejo su pecho al descubierto, fue dejando besos y lamidas a lo largo de todo su cuerpo, Mariane subió su camino de Besos y llego a la boca del muchacho, se alejo un poco para buscar su aprobación, todo lo que encontró fue una maravillosa sonrisa y sus dedos que la acercaron a su cometido, el beso comenzó despacio, Emmett acaricio sus labios y beso delicadamente, su lengua delineo el contorno de su boca pidiendo un permiso que fue rápidamente concedido, el beso se profundizo dejando paso a una pasión irrefrenable que se estaba formando, Mariane paso sus manos por el pecho ya explorado y enterró sus uñas en el, Emmett sonrió en su boca y aumentó aun mas la excitación, los gemidos se hicieron presentes y el beso se rompió cuando el muchacho sintió los labios de Rose muy cerca de su ingle, la rubia busco la mirada que estaba esperando esa que quería continuar, Emmett también tenia una sonrisa para ella, Rosalie siguió con su trabajo, con su lengua fue trazando lamidas y besos húmedos por todo su estomago, delineo la orilla del bóxer, y sonrió al chocar su pecho contra la parte mas sensible de este vampiro, el solo roce hizo soltar un gemido muy audible de los labios de Emmett, con sus manos blancas como la cal, fue rápidamente desvistiendo a la mujer que tenia cerca, Mariane ayudo a quitarse la chaqueta y la polera quedando solo en ropa interior ante el, se relamió los labios al sentir las manos frías del vampiro contra su cálida piel, Emmett tomo uno de sus pechos y comenzó a masajearlos, Mariane soltaba gemidos y demostraciones de placer que lo excitaban mas de lo que ya estaba, Rosalie se maravillo con la vista al tener a ese dios en frente de sus ojos, miraba con un enorme placer contenido la escena, su mejor amiga estaba siendo acariciada por un hombre… por un dios… la imaginen despertó ciertos deseos en ella, unos que esta noche podría saciar.

Rosalie deslizo el Bóxer por la piernas de Emmett, este gimió al sentir la húmeda boca de la rubia en su miembro, soltó el pezón de Mariane para emitir un gruñido de completo placer y seguir en su trabajo, Rosalie paso su lengua despacio, deslizando cada contorno de su erección, se maravillo al sentir el mismo sabor que la había embriagado, comenzó a devorarlo con pasión y deseo, su boca se adentraba cada vez mas y tomaba un ritmo frenético, la mano que Emmett tenía libre se fue de inmediato a su cabello marcando el ritmo de las embestidas, Mariane detuvo la succión del impactante Emmett y se paro para quitarse su ropa, Emmett embobado y excitado contemplaba la escena con el mayor de los placeres, las dos mujeres más hermosas del mundo estaban hoy deleitándolo y dándole placer… la vida no podría ser mejor en estos momentos.

Rosalie también detuvo sus caricias y se separo de Emmett para deshacerse de su ropa, ambas se miraron sus cuerpos desnudos pero nos sintieron vergüenza si no el nacimiento de un deseo, uno que compartían los tres. Mariene fue Bajando hacia donde estaba Rose, ella tomo la erección de Emmett y comenzó nuevamente a besar y lamer, Mariane seducida por la escena se acerco y pidió un poco para ella, la sonrisa de Rose no se hizo esperar, Mariane tomo el miembro de Emmett y lo metió delicadamente en su boca, a los segundos se dio cuenta de lo que Rosalie ya sabía, el mismo olor y sabor que las había embriagado estaba por todo el cuerpo de él, su esencia las atraía como abejas a la miel, Mariane lamió su erección de arriba hacia abajo, mientras Rosalie subía a besar los labios del vampiro, estos se sentían dulces y fríos pero eran igual que un imán para su cuerpo, Emmett recorrió con sus frías manos el cuerpo de la rubia, Rosalie comenzó a soltar gemidos de placer ante las caricias del chico, sus dedos apretaron sus rosáceos pezones y masajearon sus pechos sin piedad, una de sus manos busco su cavidad, esa que desprendía ese olor tan exquisito, los dedos de Emmett llegaron a sus centro y se introdujeron de un viaje en el, Rosalie comenzó a lanzar gritos y gemidos suaves ante la sensación, Emmett comenzó a bombear y a deleitarse con tener a la rubia gozando para él, las manos de la muchacha se fueron a sus pechos y con movimientos rápidos comenzó a masajearlos, mojo sus dedos y los llevo a sus pezones aprensándolos y dándoles suaves torcidas, Rosalie comenzaba a sentir un enorme placer, Emmett seguía bombeando mientras Mariane seguía dándole placer con sus labios y con su lengua en su miembro erecto, los gemidos se escuchaban como una música en la oscuridad del bosque, los tres disfrutaban con las caricias del otro, estaban sumidos en el mayor de los placeres.

El espacio que los rodeaba paso a ser parte de algo imperceptible, en una pequeña burbuja de pasión y lujuria los tres se estremecían con cada roce, con cada aliento y respiración, sus sentidos se intensificaron en cuestión de segundos. Los olores de cada uno se hacían más deliciosos al olfato. Para Emmett el sabor de sus compañeras era el de un manjar. En un abrir y cerrar de ojos las ropas habían desaparecido de sus lados, y las caricias aumentaban su intensidad, Rose beso a Emmett con furia mientras Marienne dejándose llevar por las ganas libero de sus manos y boca el miembro del vampiro que atrayéndola con una de sus manos por las caderas, la incito a sentarse sobre él. El grito de placer de Marienne inundo el silencio del bosque, de mucho deseo; subió y bajo una vez sobre la erección, muy lentamente, tratando de disfrutar cada centímetro, y la profundidad de la penetración. Solo fue cuestión de segundos para que la chica comenzara con movimientos más rápidos y precisos. Mientras Mariene brincaba disfrutando de la sensación, pasaba sus manos por sus pechos, para después intentar clavar las uñas en Emmett, que luego de recibir el Beso de Rosalie, aprovechándose de su fuerza extrema la levanto y puso encima de su rostro, La chica totalmente desinhibida se limito a gozar del placer que le provocaba la lengua gélida en su parte más sensible. Mientras Rose acomodaba sus rodillas en el pasto de manera cómoda, ella y Mariene intercambiaron miradas cómplices, juguetonas y sensuales. El sueño de cualquier mortal hecho realidad con un inmortal. Dos hermosas mujeres con un hombre. Deleitándolo, complaciéndolo, y haciendo algo que jamás hubieran creído posible. Las amigas se acercaron poco a poco y mientras las dominaron sus deseos se encontraron en un beso, sus labios chocaron y se mordieron levemente mientras sus respectivas manos recorrían el cuerpo de la otra, haciendo que la escena se volviera más excitante. Emmett degustaba a Rosalie mientras introducía dos de sus dedos en ella haciéndola apretar su centro y liberar un gemido de placer. Mariene acelero los movimientos mientras observaba a su amiga ser atendida por su mutuo compañero. Emmett se esforzaba por mantener el ritmo y lo lograba, a pesar de estar a punto de explotar debido a tantas sensaciones Rose cada vez se sentía mas complacida, sus gritos ahogados se hacían cada vez mas entrecortados. Las palabras de Mariene eran inentendibles, inaudibles, solo ella conocía el verdadero significado. Todo se iba volviendo mas predecible con cada segundo, EL clímax se acercaba, todos comenzaron a moverse casi coordinadamente, solo se poda oír el golpeteo de Los glúteos de Mariene en la pelvis de Emmett, y las respiraciones cada vez mas aceleradas.

-Esto, esto es…-Rose no podía continuar-

-SI, es, es, maaravilloso – continuó Mariene. Emmett permanecía en su labor, pero no fue por mucho tiempo, porque cuatro segundos después los tres obtuvieron más de lo que habían ido a buscar al bosque esa noche.

El orgasmo se vino para cada quien de una forma distinta y satisfactoria, los diferentes tonos de voz se oyeron, gritando, gimiendo, diciendo cuanto pudieron.

Se tumbaron a penas con las respiraciones descontroladas, pero no tuvieron que pasar ni diez minutos para que estuvieran recuperados y deseosos de mas.

Emmett se puso de rodillas entre las dos chicas y comenzó a acariciarlas a cada una con una mano, desde la punta de los pies hasta la cabeza. Suave y tiernamente, y mientras tanto, ellas se movían de un lado a otro y comenzaban con el juego de sus manos, acariciándose ellas mismas. Sus cabellos se movían al ritmo del viento, Emmett levanto con una mano a Mariene y la puso detrás de él, ella en seguida comenzó a masajear su espalda, su cabello, sus glúteos firmes y redondos, mientras ella pasaba su lengua desde el coxis de Emmett hasta su cuello, El vampiro volteo a Rosalie apretó su cuerpo y la penetro sin pensarlo si quiera. Mariene camino hasta ubicarse en frente de ambos y excitada observo cada movimiento de ellos mientras se acariciaba los muslos y su vientre. Emmett la invito a acercarse, ella camino, hasta ponerse al costado de su amiga, Emmett la levanto, y ella abrió las piernas, descanso en la espalda Rose, mientras la embestía con fuerza y seguridad, besaba a Mariene, y con una de sus mano la acariciaba en su clítoris haciendo movimientos cortos y muy rápidos. La lengua de Mariene exploraba la boca de Emmett por completo, saboreaba su saliva, y chupaba su lengua sin piedad. Entro y salió una y otra vez de Rosalie haciendo que ella gritara y arrancara pasto desde la raíz. Emmett delineo el contorno del rostro y el cuello de Mariene y le pregunto:

-Quieres probarme? Deseas mi sangre?- le dijo a Mariene mientras aumentaba la rapidez de los movimientos abajo-

-Deseo todo de ti- respondió ella a media voz-

-Pues entonces, muérdeme, pruébame- dijo él para luego clavar sus colmillos blancos y filosos en la clavícula de la chica que soltó un grito de dolor y placer, esa mezcla exacta que hace delirar, ese punto que duele pero te gusta y te excita más.

Mariene de inmediato y sin soltarse de Emmett, copio el acto de su compañero, y succionaron la sangre uno del otro, entrando en un éxtasis incomparable. Mientras Rose era llenada de nuevo por un orgasmo.

Rosalie se separo del miembro agotado y se levanto para morder también a Emmett en el otro lado.

Las gotas de sangre resbalaban por sus labios, el olor que emanaba de ellos tres era delicioso, parecía como si el tiempo se hubiera detenido y solo ellos estuvieran en movimiento. Solo resta decir que ese fue el inicio de una noche sin fin.

5 comentarios:

Ada Cullen dijo...

Muuuuchachaasss deberia ser un delito que me prervieertan de esa manera QUE LEMMON .. QUE LEMMON ... un orgi..... siii... jajaja ... estuvo deliciosoooo este os ... llamarae a los bombreor para q apagen el inciendio.... que caloor que calor .... perversas....
que idea tan maravillosa ... Emmettt Grrrr ven aquiii toy ven por mi jajajajaj
La adoro

Ale!! cRaZy StAr!! xD dijo...

Despues de leerlo solo digo una cosa!! OMFG!! ahora quiero un emmet!! se lucieron nenas!!! me orgasmee jajaja!!

Mi nana mia de mi aaa lo sigo diciendo con orgullo!!

Team nana!!! *O*

mi Tiwii hermosa!! que talentoo!!!

mis niñas las amoo!!!

eha eha!!

mias de mi de io misma!!! *O*!!

Besos!!!

xau!!! xP

Beu De Spunk Morita dijo...

OMFG!

Pero que pedazo de lemmon, eso es como un camion de lemmon!

b.cullen dijo...

OMRFG!

Por todo lo sagrado en este lugar, que lemmon, jesus, que barbaras, como diria mi aleee, me orgasmee, no manches, esta super super lemmon.

Dios estuvo excelente que talento de verdad, mis felicitaciones, estuvo grandioso tiii, nana... las amooo

y ya me voy pk mi mariad debe apagar una calentura juju n_n

las amooo y no sean malas consiganle a Ada su bombero sexyy juju

que por cierto despues le paso una historia que me lei *O* y ada... es de bomberos juju

las amo mis pollitas, mordiscos dulces

NaNaCullen NTLS* dijo...

Awwww no saben que feliz me hace que les haya gustado nuestro OS aunque un pco tarde lo trabajamos con muchiiiisimo amor! las amooo nenasss no se orgasmen tanto jajajaj me hicieronr reir tremendamente xD!