Para tus sentidos...

marzo 13, 2010

ONE SHOOT LE TEMES A LA OSCURIDAD POR ALE


---------------GARRETT POV----------------



La aventura me ha llamado siempre, desde tanto tiempo voy de un lado a otro en su búsqueda, no me gusta conformarme con lo que se me ofrece, al contrario siempre buscar el por que de todo y si en el camino encuentro desafíos que mejor incentivo para continuar.

Mi vida ha cambiado 360º desde que estoy con mi musa, la mujer que ahora es dueña de mi frío y silencioso corazón, la que me hizo adoptar nuevas formas de convivencia y la que esta a mi lado cuando salgo a cazar.

No puedo decir que somos una pareja totalmente, aunque todos nos consideran así. A pesar del tiempo que estamos juntos (que es casi todo, excepto cuando va de compras con Tanya o con la activa Alice).

Kate es hermosa y tiene un estilo que nunca hubiera imaginado, su personalidad es única, a pesar de lo que se esperaría de ella, mi dulcinea, mi hermosa ricitos de oro (como la llamo de cariño, aunque ella solo ruede los ojos al escucharme) nunca imagine que pudiera llegar a sentir algo así por alguien.

Por eso estoy esperando que la mujer que con cada paso que da mueve mi mundo, quiero que me vea como alguien digno de ella, no puedo cambiar lo que fui, pero no me considero un monstruo total.

Cuando era humano era muy diferente, era un príncipe que heredaría la corona de su padre y que posterior a ello se casaría con la princesa de algún lugar y la unión de los reinos convendría a todos… Yo no deseaba nada de eso, desde joven siempre busque la aventura, en el palacio siempre había orden y alguien detrás de mi para decirme que lo que yo hacia no era lo propio. Así crecí con mis dos padres, aunque mi madre murió cuando yo tenía 13 años y mi padre por etiqueta real volvió a contraer matrimonio y ahí fue cuando nuestra relación se fue a la basura. El esperaba más de mí, tal vez no fui el hijo perfecto pero eso era lo que podía dar, y nunca le fue suficiente. Cuando cumplí 20 años mi vida cambio en mas de un sentido, la traición de un consejero real y su ambición por el poder, lo llevo a deshacerse de mi literalmente.. Pero al parecer nunca imagino que la persona que había contratado para deshacerse de mi seria castigado por alguien más.

El día que fui transformado tenia 20 años, al día siguiente cumpliría los 21 años, la edad requerida para la posesión de la corona. Nunca los cumpliría..

Fui de caza como todas las mañanas, siempre acompañado de mi fiel amigo Dante el hombre que estuvo conmigo siempre, apoyando cada locura desde siempre. Dispararon a mi caballo y caí, lo siguiente fue una lluvia de flechas, seguido de un dolor inmenso en mi pierna derecha. La cara de mi agresor se revelo frente a mi y al desenvainar su espalda supe que era el fin pero en un segundo el cayo inerte y sin vida, y todo frente a mis ojos. Ese día conocí a un ser que cambio mi vida. Me transformo una mujer imposiblemente bella, sus orbes reflejaban su intenso iris carmesí, me levanto y corrió hasta una cueva y me deposito en una roca, me miro detenidamente y beso mi frente, puso en mi pierna un torniquete y me trajo agua limpia para beber, esta empezando a creer que mi muerte había sido minutos antes y ahora me encontraba en un cielo con tintes salvajes. Cuando ella hablo fue el sonido mas armonioso que había escuchado y se presento, su nombre era Elena cuando vi mejor su anatomía vi que no estaba vestida como una doncella o una campesina, su atuendo era más bien el de un forajido, ella me sonrío y me quede viendo al suelo. Ella era hermosa y al ver mi confusión me soltó de inmediato que no tuviera miedo, que ella no me haría daño o eso intentaría, dijo que era un ser de obscuridad y que tenia que beber sangre para no sentirse mas salvaje. Al principio no entendía hasta que sus movimientos fueron rápidos y casi invisibles. Empezaba a empeorar mi estado de salud y ella a aumentar su preocupación, se acerco y beso mi frente y seguido de esto beso mi cuello, su contacto era helado pero no me importo, su olor era exquisito, ni siquiera podría haber descrito cuando sentí que todo a mi alrededor prendía fuego, me empecé a sumergir en la obscuridad y durante un tiempo que pasaba despacio me sentía morir.. Al despertar sentí miles de cambios pero Elena estuvo apoyándome, al pasar los días comprendí lo que ella hacia, al parecer éramos forajidos y en cada pueblo vigilábamos que no ocurrieran injusticias, así fue nuestra vida, alimentándonos de los que no merecían misericordia hasta un día ella se enamoro y se marcho, desde ese día comencé a estar solo, de vez en cuando me encontraba con alguien que me decía loco por querer estar en las situaciones mas emocionantes, cosa que en mi nueva vida no perdí, ese instinto de aventura.

Pensaba en todo esto cuando estaba sentado mirando la película de Robin Hood en la planta baja, quizá por eso mi mente había viajado a aquellos tiempos, cuando la voz de Kate me saco de mis pensamientos.

-Shh!!... calla Tanya!, sabes que siempre puede cambiar, además no recuerdas lo de oído vampiro?.. Deja de hablar- Al parecer mi “oído vampiro” se había perdido de la conversación que habían estado manteniendo desde hacia no se que tanto tiempo. No es que quiera ser un entrometido, pero todo lo que se refiera a Kate me importa.

-Pasa algo Garrett?- Llamo Carmen a mi espalda.

Hace unos meses me he mudado con ellos y e intentado seguir su extraño estilo, respetar la vida humana y ser “vegetariano” es todo un reto, ese es mi incentivo, el simple hecho de intentarlo mueve todo dentro de mi, y mas si quien me acompaña es Kate..

-Nada Carmen..mmm.... solo que tanta calma me pone…curioso..- Mi apariencia había cambiado un poco, mis ropas ya no eran tan “salvajes” como Alice y las chicas decían, ahora tenia estilo, aunque seguía con la ropa hippie pero con marcas raras en las etiquetas.

Mi cabello aun lo anudo con mi cinta de cuero, es mi único recuerdo de mi vida humana, así que lo he tenido conmigo siempre.

-Lo se.. Algunas veces he pensado que un poder como el de Edward nos vendría bien algunas veces- Soltó una risa angelical y no pude evitar sonreír ante tal expectativa, seria genial escuchar lo que pensaba ella, lo que ella deseaba o lo que ella sentía.

De pronto bajaron las dos hermanas tan diferentes como la luna y el sol. Tanya es mas alegre, ríe siempre, se regodea de si misma, en fin es como un día soleado, sin embargo Kate es un poco mas reservada, adora la naturaleza y aunque aquí en Denali no estamos en la diversión pura, ella siempre busca que el tiempo sea agradable, o al menos a mi me lo parece así.

Kate llevaba maletas, Oh no!!, que era lo que pasaba? Deben de ser de Tanya.. Tienen que ser de ella..

-Familia! Me ausentare este fin de semana, al parecer hay un pequeño reto que se ha presentado en Forks- Su voz sonaba casual, pero que haría sin ella un fin de semana completo? La sola mención de eso me hizo que me estremeciera pero seria ilógico que fuera por frío dado a mi condición.

-Adonde vas cariño? Ha pasado algo con los Cullen?- Carmen comenzó a hablar, yo estaba estático, aun no procesaba correctamente la información así que solo fije mis ojos en los de Kate, ella me devolvió la mirada y por un momento me relaje cuando respondió a Carmen.

-No nada malo pasa Carmen, solo que al parecer hay un reto al que fui invitada, bueno en realidad todos pero Tanya no desea ir y pues lo había comentado con Eleazar pero el no parecía interesado…- Ahora si me sentía mal, a todos había dicho menos a mi, lo peor es que las dos cosas que me encantaban estarían este fin de semana lejos de mi… la primera: Kate y la segunda: la palabra reto.

Ya estaba pensando en como tratar de perder el tiempo sin ella cuando me llamo.

-Garret! No quieres ir a Forks a visitar una supuesta mansión encantada?- Su tono fue algo suave, acariciaba cada palabra o así lo quería pensar.

-Claro! Sabes que cualquier aventura me interesa..- Y si es contigo mejor, la ultima parte la pensé, me tomo un segundo comprender que la maleta de al lado era mía, y que ella se había anticipado a mi respuesta.

-Me tome la libertad de empacar por ti, espero no te moleste, pero quisiera que de verdad me acompañaras..- Soltó lo ultimo como si tuviera que suplicarme es que acaso no ha quedado claro que si estoy aquí es por ella?..

La tome de la mano y salimos de la casa, ella dio un gritito de emoción y solo salio gritando un adiós, a lo que los demás soltaron a reír.

Ya en el aeropuerto abordamos el primer avión que había para Seattle y salimos en busca del fin de semana que esperaba fuera único.
La azafata se mostraba muy complaciente hacia mi, hasta que Kate agarro mi mano y me dirigió hasta nuestros asientos, al ver la azafata a Kate solo hizo un mohín y se retiro, tal vez no sepa mucho de relaciones pero eso se mostró muy confuso.

Al acomodarnos ella no soltó mi mano y su tacto se sentía bien, la temperatura exacta, ese momento fue único y no deseaba que ella dejara en libertad mi tacto. Ella sonrío y la estrecho con mas fuerza.

-Sabes.. Quisiera agradecerte tu tolerancia conmigo GAR! Eres muy paciente y por eso deseo hablar realmente de algo- Esperaba que de su boca no salieran un “te lo agradezco y eres mi mejor amigo” eso definitivamente me haría sentir bastante tonto y un tanto desafortunado.

-Quiero decir que eres la persona que quería que estuviera conmigo este fin de semana, todo el tiempo que he estado contigo lo he disfrutado mucho, me ha hecho sentir fenomenal, tanto tiempo caminando en esta tierra y hasta ahora me siento…completa..- Mi cara no cabía de asombro, me sentía muy feliz! Mas que eso me sentía genial!, la mujer a mi lado me abría su corazón y juro que si estuviera mi corazón vivo estaría eufórico.

-Kate! Al parecer soy un tipo que no se ha sincerado verdad? Tu acabas de decir las palabras que me llevan rondando desde hace meses, eres la mujer mas maravillosa y fantástica que me ha encontrado y me ha atrapado.. por que ya soy tuyo- Mis palabras decían la verdad, siempre he buscado alzar la voz frente a los inocentes y defender la verdad, pero ahora solo era yo diciendo a la mujer que tengo a mi lado que la amo y necesito su compañía así como su amor.

-Garret eres siempre tan loco y divertido, aventurero y demás y no pudiste decirme lo que nuestros sentimientos gritaban?- Hizo un tierno puchero y toco mi mejilla, me volvía loco ahora cada mirada y su tacto, ella sentía algo por mi no podía caber en la felicidad de saber que podíamos lograrlo.

De pronto una sonrisa ilumino su rostro, la bese como siempre me había imaginado, sus dulces labios se amoldaron perfectamente a los míos, su aroma inundo mi nariz, solté un gemido bajo y ella río.

-No creo que este permitido excederse en los asientos verdad?- Su mirada me encendió, era una mezcla de erotismo y ternura en uno.

-Lo lamento, no quería parecerte un salvaje..- Trate de controlar mis deseos, me comportaba como un salvaje era cierto, ella negó con la cabeza y se acerco a mi oído delicadamente.

-Te disculpas por hacer lo que tu cuerpo desea?... mmm... recuerda que si no me hubiera sentido cómoda o no me hubiera gustado pues.. mi cuerpo hubiera reaccionado mandándote a la clase de pasajeros.. Además lo salvaje y aventurero me encanta y aun no se por que.. Creo que algo puedes saber tu- Ahora hablaba ronca y seductoramente, me encanto el tono y mi lado salvaje emergió de nuevo tomándola del cuello y besándola con mas fuerza, los lentes que me había puesto para distraer la atención de mis ojos ámbar obscuro, me estorbaban, luego las palabras que escuche me asombraron por completo.

-No quieres pertenecer al club de las alturas?- Su mirada encendía, su pecho subía y bajaba y sus labios se mostraban seductores.

-Club de las alturas?- No tenia idea de que era, pero el tono sugestivo abría ante mi mil posibilidades distintas.

Tomo mi mano y nos dirigimos al baño, es increíble como puedes sobornar a una azafata tan rápido, nos dirigimos al pequeño baño que se situaba al principio del pasillo de primera clase, por fortuna habíamos en total 5 personas en esta, los demás dormían placidamente. Al entrar y cerrar la puerta me olvide de todo, la tome de la cintura y la acerque a mi cuerpo, cada una de sus curvas pegadas a mi, ella jadeo y me beso tomando mi cabello entre sus dedos, comencé a acariciar su cintura, subiendo delicadamente hacia sus senos, ese contacto hizo que ella gimiera y jadeara en mi oído, su mano viajo a mi pecho y comenzó a sacarme la chamarra de cuero que traía, la tiro al suelo y siguió su camino, mis manos viajaron a sus gloriosas piernas eran mi perdición, cada vez que la veía caminar me volvía loco, así que ahora tenerlas bajo mis manos era la locura completa. La fricción de nuestros sexos era completamente extasíante, me olvide de todo, la sujete de la cintura y ella enrollo sus piernas entorno a la mía y la dirigí al lavamanos, le quite el suéter de punto que llevaba puesto y me aleje un poco para poder mirar su perfección, su sostén era de encaje negro y levantaba sus senos haciendo de eso la imagen mas sexy que hubiera visto en mi existencia, me dedique a besar su cuello y a acariciar sus pezones sobre la tela, cada jadeo que ella emitía era una dulce melodía. Ella bajo sus manos y acaricio mi ya dolorosa erección, me sentía estallar, no podía mas, el tiempo dentro del baño era poco, el juego previo me estaba matando de deseo, debía poseerla, al parecer ella también pensó lo mismo y comenzó a desabrochar mi pantalón, yo me deshice de su sostén dejando expuestos sus senos níveos y perfectos los lamí y bese, succionando cada pezón con adoración total, probarla era lo mejor que alguna vez pude experimentar, su sabor era inigualable, mordí delicadamente el trayecto de sus pechos hacia su ombligo, encontré los botones de su pantalón y ella dio un gemido que de inmediato silencio y sonrío mas, le quite los vaqueros y me encontré con sus bragas de encaje, me volvía loco cada nuevo descubrimiento, ella se bajo del lavamanos acercando su cuerpo al mío, mi erección rozaba su delicioso encaje, mis manos viajaron a el y se deshicieron de la prenda deslizándola hacia abajo, mi mano viajo hacia su centro, se encontraba húmeda, jadeo al sentir mis dedos invadiéndola, la sujete de sus nalgas y deslicé una de sus piernas hacia arriba y ella se sujeto de mi cuello la atraje de su cintura situando mi erección en su entrada, la mire a los ojos acto seguido ella me beso y poso su mano en donde estaría mi corazón si aun latiera. La penetre lentamente, cada instante era un éxtasis, ella gimió seductoramente y se aferro a mi espalda, era deliciosa, estrecha y cada embestida estaba cargada de nuestros jadeos y gemidos, su voz sonaba ronca.

-OH Garrett mas!.. Mas… Te amo!!-
Lo último que dijo me saco una sonrisa de felicidad y la bese.

-Yo mas que tu Kate!.. mía siempre..- Continuamos en el vaivén de nuestras caderas, la bese y lamí donde su piel quedaba expuesta, estábamos a punto de llegar e incremente mis embestidas, ella arqueo su espalda y en ese momento llegamos al cielo juntos.

-Eso fue.. fue.. woow!- Me abrazo y la bese, escuche como empezaba a incrementarse la actividad fuera del baño así que nos vestimos rápido, ella salio primero y después de un momento Salí yo, nuestra mirada cómplice poso una sonrisa en nuestro rostro, al sentarnos nos ganamos miradas curiosas, y nuestras manos entrelazadas fueron el símbolo de unión mas allá de las palabras.


El resto del vuelo fue tranquilo, al llegar a Seattle Kate me contó de la propiedad que tenían ahí, fuimos a recoger el automóvil para llegar a nuestro destino final: Forks el pueblo pintoresco y su cielo que oculta misterio.

Abordamos un Mustang rojo, totalmente con la personalidad de Kate y salimos en busca de la tan mencionada mansión embrujada que sonaba más a atracción de Disney. Además cuando eres un ser impensable le puedes tener miedo a un fantasma? O acaso el fantasma nos tendrá miedo a nosotros.

Llegamos a un camino boscoso y nos adentramos hasta toparnos con un escenario que cumpliría las mas altas expectativas de una casa de miedo, la fachada tan antigua y lúgubre que el mirarla era un espectáculo, el jardín mostraba a las flores muertas y un destruido aire inundaba el lugar.

Vi a mucha gente detrás de la ventana rota con barrotes cerca de la puerta principal.

Nos tomamos de la mano y emprendimos el camino. Saludamos a los rostros conocidos, había demasiada gente, así que fuimos directo con Edward quien nos explico algo acerca del fin de semana y de una apuesta. Al parecer el no estaba totalmente concentrado en su entorno ya que se veía un tanto incomodo luego sin mas soltó:

-Kate en verdad estoy feliz por ti pero podrías guardar esos momentos para ti por favor?- Me di cuenta de sus palabras y reí, mi chica (por que eso es) se sentía feliz y `pensaba lo que había pasado horas antes.


Kate lo miro con su ceño fruncido y Edward desapareció, ella soltó un suspiro y se giro para verme, su rostro se puso serio y me beso, el beso fue lento y corto hasta que un carraspeo interrumpió el momento.

Era la enérgica Alice, nos miro y sonrío como si hubiera hecho una diablura y ronroneo un hola y su cuarto esta arriba seguida de una risa armoniosa.

Al subir las escaleras desgastadas y con olor ha guardado y la típica alfombra roja, me reí un poco, el reto se había distorsionado mucho y esto parecía una versión de los cazafantasmas vampiros.

Nuestra habitación era de tonos obscuros, azules, violetas y negros, la cama era inmensa innecesariamente no la ocuparíamos para dormir… El dosel que la adornaba la hacia ver sacada de alguna película de época.



------------------KATE POV------------------


Lo que había pasado en las ultimas horas me había tomado por sorpresa pero me encontraba feliz de las cosas por fin tomaran su curso, el hombre que tomaba mi mano y que me había hecho sentir como hace tanto tiempo no me sentía.. Viva. Tal vez sea una no viva pero uno debe de aprovechar lo que la vida te ofrece y si he de estar en esta eterna noche, prefiero hacerlo en compañía de alguien, además Garrett es el tipo de hombre que no importa cuan mala vaya la situación, el siempre anda irradiando esperanza, nunca se retracta de sus ideas y de sus palabras, su amor hacia la aventura es lo excitante, con el a tu lado nunca te aburres, pero creo que pienso así por que lo amo, desde hace tiempo y ahora no voy a soltarlo.

Todo esto pensaba cuando entramos a la habitación que ocuparíamos en nuestra estadía en la mansión que Alice pregonaba como encantada, la verdad a mi el mundo sobrenatural por obvias razones no me asombra, se que no estamos solos y que hay mas allá de lo que vemos y sentimos.

Alice me había convencido de asistir y ella fue la que me convenció de amar sin ataduras y no perder tiempo, ella fue mi cupido en mas de una forma, cuando anuncie a Tanya y a carmen ellas estuvieron felices por mi, me convencieron de traerlo conmigo y vivir y disfrutar de todo. Y así fue como termine uniéndome al club de las alturas con el, he estado con humanos por el placer que pueden generarme con su calor y su deseo, pero lo que había vivido con Garret me tomo por sorpresa, las emociones se intensificaron y no tuve miedo de sentir todo, no había que tener cuidado de romperlo como cuando compartía la cama con un mortal.

La decoración de la recamara era sacada de una película estilo El jinete sin cabeza de Burton, ese aspecto sombrío y gótico era sensacional, la cama era una invitación para ocuparla y los colores no hacían otra cosa que incitarme a hacer de la noche única, pero ya tenia un plan, las cosas cambiarían.

La niebla de afuera daba un clima y ambiente espectacular, la obscuridad aunque en otros tiempos era mi mayor miedo ahora era lo contrario, como el fin de un día puede ser tan absolutamente místico.

Garrett tomo mi mano y me acerco hacia la ventana, el árbol que estaba junto a esta era muy grande, su olor reflejaba los años que tenía en la tierra, que eran muchos. Beso mi cuello y poso su mano en la parte baja de mi espada, su contacto era electrizante, bueno no quizá como lo que yo puedo hacer, pero definitivamente la sensación es genial. Paso sus dedos por mis hombros haciendo que mi deseo incrementara, su boca descendió al hueco de mi cuello y beso y lamió hacia mi oído, me encantaba lo que estaba sintiendo mi boca soltó un gemido y el dijo roncamente. –Amor que hace que hagas sonidos tan irresistibles?- yo solo pude pegarme a su cuerpo y tocar con la punta de mi lengua sus labios. Este juego lo juegan dos. –No se que me hace sentir así..- Trate de que mi tono fuera sensual y tratar de deslumbrarlo, es fácil hacerlo con humanos y con vampiros pues es mas complicado.

Tomo mi cintura y me beso con fuerza, mi cuerpo reacciono a ese tacto, mis pechos comenzaban a ponerse mas sensibles y mis puntas sobresalían por mi suéter, el gruño bajo y tiro de este haciendo que miles de tiras de color uva salieran por los aires. Acto seguido lamió mis senos deshaciéndose de mi sostén, mis manos viajaron hacia sus cabellos como la miel, su olor era exquisito me envolví en las sensaciones y yo también me deshice de su playera dejando su glorioso pecho al descubierto, lo bese y baje hacia su pantalón el gruño de nuevo y yo deje salir su erección, me relamí los labios, en verdad disfrutaba de todo, lamí despacio y con pausados movimientos, sus gestos distorsionados por el placer eran un incentivo demasiado grande. No me detuve era demasiado el deseo que sentía por el y lo quería dejar claro. Subí hacia su boca y pase con la punta de mi lengua esos gloriosos labios. El me tomo en sus brazos y me coloco delicadamente en la cama, me beso con fuerza y lamió y succiono mis senos haciendo que me humedeciera y que el deseo me quemara, me quito los pantalones delicadamente y beso mis piernas desde mis pies hasta mis muslos, mi piel se sentía arder cosa imposible pero me sentía así. Puso mis piernas sobre sus hombros y caray! si se veía endemoniadamente sexy, beso la parte interior de mis muslos haciendo su camino hacia mi intimidad, deslizo su lengua al interior de mi cavidad y se dedico a besar y lamer todo, haciéndome estrujar las sabanas y tomar el dosel con fuerza, tome su cabeza y la hale hacia mi rostro, mi olor mezclado con el suyo era embriagante. Lo gire haciendo que su espalda tocara colchón y acto seguido me coloque a horcadas de el, su erección estaba en mi vientre, me eleve un poco e hice nuestros sexos se rozaran, la fricción me hizo tener el tercer orgasmo de la noche hasta que el me tomo y coloco su punta en mi entrada, lo mire a los ojos y note que estaban mas obscuros por el deseo, me beso y entro en mi, comenzó a moverse despacio, disfrutando de cada embestida, me encantaba la idea de tenerlo así, al hombre de las aventuras, a mi revolucionario favorito. Eso es lo que me encanta de el, además un mundo de posibilidades se abre para mi, podríamos intentar tantas cosas, ahora Garrett compartiría conmigo la eternidad y ya no sonaba tan mal.

El vaivén de nuestras caderas y su boca pronunciando mi nombre hizo que de nuevo cambiáramos de posición, el subió mis piernas a sus hombros y continuo con sus embestidas haciéndolas mas profundas y regalándome el sexo mas exquisito que he tenido hasta ahora. Los dos acabamos al mismo tiempo diciendo nuestros nombres, el aun dentro de mi me beso y me acomodo en su pecho jalando la sabana y tapándome, mi caballero eso es.

-Kate!...eso fue asombroso te amo mi ricitos de oro…-

Adoraba su voz y solo se me salio un suspiro. El momento había sido tan perfecto que solo podía terminar de disfrutarlo.

En ese momento se escucharon gritos y no precisamente de angustia o miedo, solo negué con la cabeza y reí.

-Que pasa amor?- La nota de curiosidad de Garrett me saco de mis pensamientos.

-Nada es solo que esto no parece una casa encantada..- En ese momento se fue la luz y un grito escalofriante y unas cadenas se hicieron presentes en el pasillo, me saco de mi estado relajado y me tense por instinto.

-Que pasa amor tienes miedo?- Su voz sonaba divertida y me aferre a su pecho.

-Sabes antes tenia miedo a la obscuridad, pero ahora eso seria ridículo no crees?-

-Bueno señorita si usted tiene miedo a la obscuridad yo podría ayudarla, conozco métodos para conseguir que ese miedo desaparezca..- Beso mi cuello y con su mano acaricio mi pierna.

-Ah si?... y cuales serian ?- Mi voz sonó ronca y seguí su juego. Definitivamente si la luz nunca llegara y la obscuridad reinara no me importaría, podría ocuparla y disfrutarla mientras el hombre a mi lado siguiera justo donde lo tengo ahora. La idea de la casa encantada había sido excelente definitivamente me hice fan del terror..

Seguimos jugando hasta que los primeros atisbos del día entraban por las cortinas percudidas, parecía que todos habíamos disfrutado nuestra estadía y podría jurar que incluso aquellos seres incorpóreos que pudieran habitar aquí.

-Haremos de cada noche un reto te parece amor?-

-Me parece bien, si al reto le añadimos desafiaos…- Fue el mejor fin de semana de mi existencia y hasta ahora No me molesta la perspectiva de seguir en busca de casas encantadas del placer como cariñosamente llame a esta.

3 comentarios:

Ada Cullen dijo...

Pollis mia de io de mi misma ... wwoooowww!!! me encato tu lemmon ... aaaa mi pollis no vere igual los baños de un avion .. llevare compañia quiero ser de eesse club... mestuvo superduper mi pollis mia de io de mi mismitica...
LO AMEEE

Beu De Spunk Morita dijo...

Voy a leer su shoot mi Imps. Esa es tu imagen chacaleada? Te guardo el secreto :)

Comienzo:
-Worales, un principeee!
-Más Más... Jebus! o_o jaja
-jajaja, La mansion de Disney :P
-Eddie cacho a Kate teniendo pensamientos impuros jaja xD
-Eah. Casa encantadas del Placer.
-Quiero ser miembro de ese club!

Pulgares arriba mi cricri

NaNaCullen NTLS* dijo...

Dios! ame este OS jejej muy bonito y sexy! OMG jajajaja kiero estar en club de las alturaaasss!!!!